¿Cuánto pueden subirme el alquiler en 2024?

El año 2023 está a punto de llegar a su fin y muchos inquilinos se preguntan si su arrendador puede subirles el precio que pagan por su alquiler durante el año 2024, en qué cuantía y cómo podría hacerlo y cuándo. 

Son muchas dudas que a continuación paso a resolver. 

¿Puede el arrendador subirme el alquiler?

Sí, pero sólo si en el contrato de arrendamiento se pactó expresamente esta actualización

Es decir, que si en tu contrato nada se dice acerca de la facultad del arrendador de actualizar la renta, no podrá hacerlo. De lo contrario, sí podría el arrendador incrementarte la renta y tú como inquilino no podrás negarte a abonar el incremento.  

Así lo establece el artículo 18 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, de Arrendamientos Urbanos.

Pero, ojo, esta actualización no puede aplicarse de forma arbitraria por el arrendador, sino que para que sea válida tiene que realizarse de determinada forma y, además, existen límites máximos en cuanto a la cuantía a incrementar. 

¿Me tienen que preavisar del incremento de la renta?

Por supuesto. 

Si un arrendador quiere incrementar la renta de alquiler, tiene que notificarlo al inquilino con, mínimo, 30 días antes de la fecha exacta en la que se vaya a aplicar la subida, de acuerdo a lo establecido en el artículo 18 de la L.A.U.

Por tanto, si no se cumple con este plazo de preaviso, no podrá actualizarse. 

¿Cuánto pueden subirme el alquiler?

Hasta 2022, las actualizaciones de las rentas por alquiler solían hacerse de forma vinculada al Índice de Precios al Consumo (I.P.C.). Es decir, si por ejemplo el I.P.C. subía un 6%, la renta del alquiler lo hacía en el mismo porcentaje. 

Sin embargo, en ese año 2022 el I.P.C. se disparó hasta alcanzar una media del 8,4%, lo que llevó al Gobierno de España a aprobar una medida extraordinaria dirigida a limitar la subida máxima que podían experimentar los precios de los alquileres. 

En concreto, el artículo 46 del Real Decreto-ley 6/2022, de 29 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes en el marco del Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania, estableció claramente que los incrementos de la renta por alquiler podrán ser negociados con el arrendador, pero sin que en ningún caso pudieran exceder del índice de Garantía de Competitividad (I.G.C.), que en el año 2023 quedó limitado al 2%.

La nueva ley de vivienda modificó ese artículo, para prorrogar los efectos de esta limitación durante el año 2024, de modo que entre el 1 de enero y 31 de diciembre de ese año los alquileres no podrán exceder igualmente del I.G.C., que para 2024 está limitado al 3%.

Esto significa que una renta de alquiler de 600 €, en el año 2023 no pudo ser incrementada más de 12 € y en el año 2024 no podrá subir por encima de los 18 €. 

Es decir, las personas arrendadoras sí pueden, y seguirán pudiendo aumentar el precio del alquiler, pero no en cualquier cuantía ni tampoco de cualquier forma. 

¿En qué momento pueden subirme el precio de la renta?

En primer lugar, es importante señalar que la renta tan sólo puede actualizarse una vez al año, y no en cualquier momento, sino sólo en el mes en el que el contrato alcance la anualidad de vigencia

Por ejemplo, si un contrato cumple un año más este mes de diciembre de 2023, la renta podrá aumentarse un 2% y así se mantendrá hasta diciembre de 2024, mes en el que podrá incrementarse hasta un máximo del 3%. 

¿Y si el arrendador no actualizó la renta en 2023 y quiere hacerlo en 2024?

Puede ocurrir que el arrendador no haya aumentado la renta en el año 2023, y lo haga en el 2024. En ese caso, podría sumar el 2% no aplicado antes al 3% que puede aplicar en el año 2024, pero nunca con carácter retroactivo. 

Pongamos otro ejemplo. Si en febrero de 2022 se firmó un contrato con una renta pactada de 500 €, es en febrero de 2023 cuando el arrendador pudo haber aumentado la renta un 2% (10 €), algo que no hizo. En febrero de 2024, podría entonces actualizar la renta de esta forma: 500 € + 10 € (2% de 500 €) + 15,3 € (3% de 510 €), resultando que finalmente el precio del alquiler quedaría fijado desde febrero de 2024 en 525, 30 €. 

Y a partir del año 2025, ¿qué va a ocurrir?

La nueva Ley de Vivienda añadió una Disposición Adicional a la Ley de Arrendamientos Urbanos señalando que el I.N.E. (Instituto Nacional de Estadística) deberá definir, antes de que finalice el año 2024, un nuevo índice de referencia para la actualización anual de los contratos de arrendamientos de vivienda, al objeto una vez más de evitar excesivos incrementos en las rentas por arrendamiento en los próximos años.

Es decir, según la legislación actual, se deja de utilizar el I.P.C. como referencia para la actualización de estas rentas, sustituyéndose por un nuevo índice orientado en todo caso a controlar posibles incrementos desproporcionados de renta de alquiler.

 

Si necesitas más información , ¡consúltame!